Vacaciones & autónomos, ¿realidad o ficción?

Llevas mucho tiempo esperando ese momento. Has pasado la noche sin pegar ni ojo. Llevas todo el día con ese cosquilleo en el estomago que te recuerda que hoy no es cualquier día. Es el día.

Por fin, estás ahí. Todo es perfecto, la compañía, el entorno, la música de suena de fondo… Pero algo ronda tu cabeza, y por mucho que te esfuerzas en concentrarte y te repites “a ver bonita, déjate de tonterías y vamos a estar a lo que estamos”, pues no hay manera. Y claro, si no estamos a lo que estamos, pues pasa lo que pasa… Al final ni tú ni tu acompañante disfrutáis del momento.

El final de la historia se veía venir… Tu acompañante te mira con el ceño fruncido, mientras tú, de forma muy disimulada, pasas de él, del mojito, de la puesta de sol y de la cara santa, para contestar una par de mails y garabatear en una libreta una idea que se te acaba de venir a la cabeza. Eso sí, le has hecho una foto a tu mojito, con la puesta de sol de fondo, la has colgado en IG y has escrito “desconexión total”, que para eso estás de vacaciones.

te-frio

Y es que ser autónomo e irte de vacaciones es como querer hacer una tortilla sin huevos. No hay manera de que cuaje. Pero tranquilo, antes de que te vayas a un rincón a llorar maldiciendo el momento en que se te ocurrió emprender, vamos a intentar darle la vuelta a la tortilla sin que termine siendo un revuelto. ¿Cómo? Pues con los consejos de la ya famosa “maestrilla liendres” a.k.a. una servidora.

Cuando un autónomo se plantea irse de vacaciones, dos grandes bolas de metal se adhieren a sus pies. Una de ellas se llama tiempo, y la otra, “parné”. Hoy vamos a intentar solucionar ambas. Eso sí, quizás no lleguemos a tiempo para este año, pero qué mejor consuelo que pensar que, quizás el año que viene, sí que puedas disfrutar de las vacaciones.

1. Planifica: Si la Navidad empieza en Septiembre, el verano comienza en Enero. Así que, para poder sacar una semana, dos o un mes de vacaciones, debes planificarlas con tiempo. Añade tus vacaciones en tu planificación anual y respétala al máximo.

Estudia tu calendario, busca periodos en los que tu actividad sea menor, elige las fechas y márcalas con fluorescente. Puedes construir alrededor la muralla china, colocar una foto de tu madre pasando la fregona (yo no hay nada que tema más que pisarle a mi madre “lo fregao”) o lo que sea, pero blinda esa fecha para que no puedas tocarla, pase lo que pase.

Y, claro está, para poder cumplir los planes, sin que un imprevisto tire tu esfuerzo por el suelo, hay que ser previsor. Por ello te aconsejo que la semana anterior a tus vacaciones, la reserves para imprevistos. es decir, en esa semana no puedes ubicar proyectos, necesitas tenerla libre para hacer frente a esas urgencias que pueden terminar con tus mojitos como fondo de pantalla.

Planificar tus vacaciones con un año de antelación, también significa presupuestar tus gastos (viaje, alojamientos…). De ese modo, puedes destinar una parte de las ganancias mensuales a cubrir esos gastos, y no tendrás que cancelar las vacaciones por el maldito “parné”. Puedes hacer esto, o marcarte un Lola Flores una semana antes de tus vacaciones y pedirle a cada español que te done 10 céntimos para sufragar tu ocio…

te-coliseo

2. Comunicar. Cuéntale a todo el mundo que estarás ausente durante ese periodo de tiempo, pero hazlo con antelación. Y no, no se trata de que vayas puerta por puerta recorriendo todo el barrio para que se enteren todos tus vecinos, ni de que salgas con un megáfono por el pueblo.

Es mucho más simple. Envía un correo a tus proveedores, a tu empresa de paquetería y, sobre todo, a tus clientes. Aclárales hasta que fecha estarás disponible (aconsejamos un par de días antes de tu viaje). Esto también te valdrá para comunicarles, de forma sutil, que no te molesten durante tus vacaciones, a no ser que sea muy urgente. Y como urgente no vale “quiero cambiar un banner de mi tienda online”…

3. Acabar las tareas pendientes. Como bien sabes, los proyectos en ocasiones se alargan, y la semana de urgencias, te valdrá para apagar algunos fuegos. Eso sí, si es necesario, amplia tu jornada diaria un par de horas, o trabaja en fin de semana. Todo por cerrar las tareas y no irte de vacaciones con algún proyecto a medias.

Y es que nos conocemos. Eso significa que durante las vacaciones estarás pensando en lo que tienes pendiente, y te será imposible desconectar. Pero además, si dejas trabajo a medias, puede ocurrir que a la vuelta de las vacaciones pierdas un tiempo muy valioso en volver a centrarte en la tarea.

4. Programar: Si tienes un blog, o te mueves por redes sociales, programar te salvará de tener que estar pendiente del móvil mientras saltas en paracaídas.

Y es que quien hoy día no programa es porque no quiere. Muchas plataformas ofrecen la opción de programar el contenido. Si hay alguna que no, seguro que alguna aplicación que te salva la vida.

En nuestro caso, programamos directamente en WordPress (para el blog), en Facebook y mailchimp (para las NL) y a través de Later para Instagram.

De hecho, mientras lees este post, seguramente estemos volando hacia Roma (no nos odies, que nuestro trabajito nos ha costado). Así pasaremos la primera parte de nuestras vacaciones paseando por la ciudad del gelato y la pizza. Sí, bueno, también del Colisseo, La Fontana di Trevi y tal… pero sobre todo del gelato.

Así que, si nosotros hemos conseguido arrancar unos días de relax, tú también puedes. Y no, no hace falta coger un avión para disfrutar. De hecho, nuestra segunda parte de las vacaciones serán en unas semanas, de nesting con el amado Netflix.

Somos muy defensores de la necesidad de descansar, para resetear y volver con las pilas cargadas. Así que no te acojas al tópico de “soy autónomo y por ello no puedo tener vacaciones”. Ponte en marcha, planifica, y el año que viene serás tú el que nos salude desde el Caribe.

Ciao bellos, nos vemos el jueves que viene, con la depre post-Roma, pero con un post muy importante que no deberías perderte. Si no sabes de qué hablo, te lo explicamos aquí.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *