Tu marca a examen. Vol. IV: ¿Qué idioma habla tu marca?

copywriting textos autoevaluación marca

Seguramente esta historia te suene, pues, queramos o no, creo que todos hemos experimentado esa sensación de “sí, pero no”. Te hablo de ese momento en el que te das cuenta de lo importantes que son los detalles.

Seguro que alguna vez has sido muy Vecina Rubia, y has suspirado en la distancia por tu Jon Kortajarena. Hasta aquí todo normal, es la historia típica de ese chico por el que bebes los vientos. Ése que, un buen día, te invita a tomar algo (o a ir a París, por qué no). ¿A quién no le ha pasado?

Continue Reading

Tu marca a examen. Vol. III: Redes sociales y marketing.

redes sociales y marketing mintha estudio autoevaluación marca

Que somos serie-adictos no es un secreto. Cuando descubrimos una serie que nos gusta (en el fondo somos muy exigentes) nos damos unos atracones que ni un japonés en un concurso de comer perritos calientes. Cuando anunciaron la vuelta de Black Mirror se nos fue la pinza. Apuntamos la fecha en la agenda, llevamos nuestra particular cuenta atrás, y cuando llegó el día preparamos todo nuestro ritual: sofá, refresco, pizza y móviles en silencio…

El primer capítulo de la tercera temporada empezó muy bien. Mucho color, una fotografía increíble, unos decorados geniales (bien podría haber estado tras ellos Susana Torralbo)… Lo que no esperábamos era ese “¡Zas! En toda la boca” que nos dio el capitulo (a mí y a toda persona que se mueva en redes).

Continue Reading

Tu marca a examen. Vol. II: Analizando nuestra imagen

analisis de identidad mintha estudio

Espejito, espejito mágico, ¿cuál es la marca más bonita de instagram? Y a partir de aquí, pueden pasar dos cosas…

La primera es que tengas el síndrome de “mi abuela”, que aún cuando voy con el churrimoño, unas ojeras enormes y un saco como vestido, me dice que voy monísima. Es decir, por muy mal que suene, eres una venida arriba con tu marca, y aunque en parte debe ser así (nadie va a mirar con tan buenos ojos tu marca como tu misma), este síndrome ‘abuelil’ acaba provocando que no tengas una idea real de lo que transmite tu marca.

La segunda opción es todo lo contrario. Ni usando contouring  profesional, unos taconazos y un vestido de Dolores Promesas consigues ver bonita tu marca. Y es que te pasas la vida mirando de reojo a la competencia pensando que nunca podrás lucir así de bonica. Pero recuerda, el contouring por la mañana desaparece y con los taconazos no se baila bien, así que lo importante es tener un fondo bonito y sacarle partido natural.

Continue Reading

Tu marca a examen. Vol. I: Removiendo los cimientos.

Pin, pin, pin… Así llevas varias semanas, pineando fotos bonitas sin parar. Desde que decidiste mudarte, no has hecho más que buscar fotos de inspiración con todo aquello que te gustaría tener en tu nuevo hogar. Y llega el momento, ya tienes tu nuevo piso, y ahora toca decorarlo para hacerlo tuyo. Tienes las ideas claras, quieres algo minimalista, pero con personalidad, con toques de color en mostaza y gris y con algunos muebles recuperados.

Tras varias semanas, compras en mil tiendas, on y off line, tu nuevo hogar está lleno de cosas con forma de cactus y flamencos, colores tropicales, pompones, dorados y cobre. Entonces te das cuenta: tu casa de los sueños es la casa de veraneo de Alaska y Mario. De repente estás sentada en el sofá, mirando a tu alrededor y pensando: ¿en qué momento perdí el norte?

autoevaluación de marca test removiendo cimientos mintha estudio

Continue Reading

Oh! Cómo hemos cambiado…

Te calzas las zapatillas, le das al play a tu lista “go run” y comienzas a correr. Tras dos canciones sacadas de alguna sesión de Pachá (con un ritmo imposible de seguir hasta para Pocholo), cambias disimuladamente a “pachangueo del bueno” y ahora sí te vienes arriba. Pasados diez minutos, y tras discutirlo contigo misma, decides que tampoco es necesario correr todo el rato, que en un artículo de ‘nosequé’ página, recomendaban correr y andar haciendo series. Así que bajas el ritmo y comienzas a caminar con un ritmo alegre.

Esto era la crónica de un paseo anunciado. A los quince minutos estás paseando, contemplando las musarañas del paisaje y tarareando canciones. Y claro, el objetivo con el que saliste de casa (correr 30 minutos), se ha ido transformando en algo totalmente distinto, no sabes muy bien el por qué, o sí pero no lo quieres confesar (hoy quiero confesar que… Soy un poco floja). Evidentemente, si el objetivo no se ha mantenido, el resultado tampoco. Por tanto, ¿es mejor seguir intentando correr o deberíamos cambiar esa rutina y salir a caminar?

evaluación de marca mintha estudio diseño identidad web

Continue Reading