Design Facts. Tu tienda.

design facts tienda estudio minthaDescarga nuestro fondo – PC / tablet –

Cuando inicias una aventura como la nuestra, siempre tienes esa libreta garabateada donde apuntas todo eso que te va viniendo a la mente y que va a formar parte de tu proyecto. Ideas, sueños, metas… Y hay metas de todos los tamaños: conseguir vivir de lo que te gusta, ser independiente, divertirte cada día mientras trabajas, crecer, viajar… Después están las metas imposibles, que no contemplabas al principio y que no hay forma de conseguir.

¿Quieres saber cuál es nuestra meta imposible? Una que, para conseguirla, tenemos que luchar, nada más y nada menos, contra el idioma, nuestra ubicación, el entorno, la costumbre y el G8, si me apuras.

Como decía, luchar contra el idioma. El castellano, ese rico idioma, tan lleno de léxico, expresiones, sinónimos y acepciones… Incluso se dice que por aquí (por el sur, se entiende) la lengua de Cervantes ha evolucionado más rápido. Siempre me he mostrado partidario de los teóricos que defienden ese argumento.

Será la mezcla de culturas, será nuestra naturaleza parlanchina o será la falta de respeto. Y no, no entiendo la falta de respeto como algo negativo. El idioma está para usarlo, manosearlo, transformarlo y hacerlo propio. Por eso, ya no es extraño escuchar en cualquier parte de España esos participios sin pronunciar la D: ‘preparao’, ‘exagerao’, ‘doblao’…

Sin embargo, hemos tenido que ser nosotros los que descubramos el agujero negro del castellano en su versión andaluza. Y es que, más allá de los anglicismos (hábilmente resueltos por el andaluz añadiendo la terminación “de esos”), hay palabras que no cuajan en el dialecto. Nosotros hemos dado con una de esas palabras: ESTUDIO.

Según la RAE, ‘estudio’ (del latín studium) es:

  1. Esfuerzo que pone el entendimiento aplicándose a conocer algo.
  2. Trabajo empleado en aprender y cultivar una ciencia o arte.
  3. Obra de cierta extensión en que se expone y analiza una cuestión determinada.
  4. Boceto preparatorio para una obra pictórica o escultórica.
  5. Lugar de trabajo de un artista, sobre todo plástico, o, en ciertos casos, de un profesional liberal.
  6. Apartamento de reducidas dimensiones, dedicado por lo general a vivienda o despacho.
  7. Conjunto de edificios o dependencias destinados al rodaje de películas o a la emisión o grabación de programas radiofónicos, televisivos o musicales.
  8. Aplicación, maña, habilidad con que se hace algo.
  9. Institución que da origen a la universidad.
  10. Composición destinada originalmente a que el ejecutante se ejercite en superar ciertas dificultades técnicas.
  11. Conjunto de materias que se cursan para alcanzar cierta titulación.

Una vez hemos demostrado que el castellano nos ampara, y que incluso hemos utilizado la palabra “estudio” como apellido de nuestra marca (por aquello de facilitar las cosas y orientar un poco), nos encontramos con un gran problema desde el principio: la gente no usa la palabra estudio.

Ya empezábamos a sospechar al principio, no te creas. Tenías que ver las caras cuando alguien nos preguntaba qué estábamos montando en ese local que estábamos reformando. “Pues es un estudio de diseño, donde haremos proyecto de identidad corporativa, diseño de papelería para eventos, y proyectos creativos, en definitiva.” A los cinco minutos ya nos podías oír: “No, no haremos fotocopias, ni haremos fotos de carnet. Tampoco venderemos sobres.”

Y pasaban los días…  “¿Y qué hacéis en vuestra tienda?” “¡Ah! ¿Pero eso lo hacéis en vuestra tienda?” “¿Entonces no vendéis material escolar en vuestra tienda?” “¿Me hacéis una fotocopia del DNI?”

ostinNuestros queridos Ostin Macho no saben ya ni cómo decirlo.

En fin, que al final cuando alguien nos dice: “Nos pasamos luego por el estudio” a nosotros se nos ilumina la cara como a los niños chicos el 5 de enero. ¡Con qué poquito nos conformamos!

Que tengáis una buena semana, y no os pongáis mucho al solete, que siempre os podréis arrimar a nosotros y lucir moreno, así no salgáis de casa en todo agosto.

Entradas relacionadas

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *