De cactus, monsteras y otras plantas.

¡Cómo es la genética! Nos niega aquello que queremos heredar y, en cambio, se afana en no privarnos del pelo canoso a los 20. Mi abuela, por ejemplo, es una encantadora de plantas. Sí, tal como lo lees, es capaz de hacer florecer hasta una cascara de pipa. Pero mi querida genética, ha decidido dejarme de ella sus dioptrías y no su don para las plantas. Queridos genes… Yo también os quiero.

decoración escritorio plantas para decoración

Y es que la vida es así de dura, y me toca ser la plant-killer* de la familia y suspirar por los rincones cada vez que visito a mi abuela o veo los cactus XL de mi tía.

* Plant-killer: dícese de la persona que, aún poniendo todo su empeño para tener un surtido de plantas verdes y bonitas, termina rodeada de hojas y plantas secas. Suele ser experta en el arte de enguachinar’plantas de poco riego y disecar aquellas que aguantan las más duras condiciones.

Probé con las orquídeas (mi récord fue una semana) y con el brezo cuando IG se llenó de él pero no hubo manera. Hace unos meses, con la llegada de la “cactus-manía” vi el cielo abrirse. Los cactus, esas plantas inmortales, que pueden aguantar mis amnesias de riego de varios meses. Por fin una tendencia “plantil” que estaba hecha para mí. Pues no… Hace unos años añadía a mi currículum una nueva habilidad: “enguachinadora” oficial de cactus.

Con la caída en el olvido de los cactus, llegaron las monsteras delicadas, A.K.A. costilla de Adán. Me encantan. El patio de mi abuela siempre ha estado llena de hojas enormes de esta planta (una de sus plantas está opositando a árbol). Pero ni lo he intentado, estoy bajo fianza y otra muerte en extrañas circunstancias podría sentenciarme de por vida.

baños con plantas para decoración

Y, claro está, la nueva tendencia decorativa, que va muy de la mano de la nueva filosofía slow life, de llenar las estancias del hogar de plantas para decoración me hace gritar puño en alto por esta maldición que ha caído sobre mí.

Maderas vírgenes, estancias luminosas, tejidos naturales, toques de color y plantas (verdes y frondosas), crean una ecuación perfecta transformando las estancias en ambientes cálidos, y muy personales, que transmiten paz y llenan de carácter el lugar. Una habitación con plantas es una habitación que siempre permanece viva y, por ello, entrar en una estancia llena de verde te hace sentir el confort.

decora con plantas para decoracion

Pero tranquila, si eres una plant killer como yo, aún no está todo perdido. Láminas, telas estampadas, papel para paredes… Un sinfín de componentes con estampaciones vegetales pueden ayudarte a crear esa atmósfera tan selvática que nuestra maldición nos niega.

láminas hojas plantas para decoracion

¿Qué os parece esta tendencia? ¿Os habéis rendido a los encantos de las plantas? Nosotros vamos introduciendo algunas en el estudio, de esas que aguantan un huracán, a ver si logramos romper mi maldición.

Y tú, ¿eres del club de los plant-killer?

Entradas relacionadas

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *