Haz que tu retrato profesional no sea un cuadro.

Aunque no lo pueda parecer, por lo mucho que “chupamos” cámara en nuestras redes, en el equipo mintha impera un pánico generalizado a ponerse ante una cámara. Sobre todo si se trata de hacer fotos decentes, que en lo de hacer el “canelo” ante la cámara ya tenemos un máster.

Cuando teníamos que hacer las fotos para el “sobre nosotros” de la web, la cosa se fue dilatando poco a poco (bueno, más bien fuimos alargando el momento). Un día por otro, una excusa por otra, nos vimos con la web lista y sin fotos. Así que nos tocaba sentarnos y ver qué tipo de fotografía íbamos a hacer y dónde.

Y ahora es cuando le doy las gracias al universo, por hacer que la “fotografía corporativa” haya evolucionado. No sé tú, pero yo no me veo con traje de chaqueta, con los brazos cruzados y forzando una sonrisa (que debe ser simpática, pero no mucho para que te tomen en serio) y el logo de la empresa (o la oficina) de fondo. Vamos, lo que viene siendo una foto rancia de manual.

Rancio; antiguo, de larga tradición o muy apegado a lo antiguo. Que es de ideas anticuadas o pasadas de moda.

Hace unos meses compartíamos con vosotros algunos tips para mejorar vuestra fotografía de producto handmade. Así que hoy daremos unos consejos para que vuestro retrato profesional se adapte a vuestro proyecto y transmita vuestra filosofía de marca.

Tips para lograr una fotografía corporativa actual
1.Bye bye fotos rancias y aburridas.

Ni tu proyecto ni tu sois rancias y aburridas, la fotografía de tu perfil tampoco debe serlo. Aquello de que para ser profesional lo primero es parecerlo, es un mantra desfasado. Un traje y un peinado enlacado, no te hace más profesional que un pantalón vaquero y un churrimoño. Y menos en la era de las redes sociales, donde el concepto rancio de profesionalidad, se convierte en cercanía y conexión vivencial. Así que guarda el traje y ponte tu camisa favorita, te sentirás más cómoda y trasmitirás tu esencia.

Hace una semana Eli Romero estrenaba nueva web, y me encantó ver que también estrenaba nuevas fotografías personales. Las anteriores no me resultaban muy rancias, pero sí demasiado encorsetadas para una persona creativa como ella. Es un ejemplo de evolución, ya que ahora sus fotografías desprenden frescura, claridad, creatividad y originalidad.

retrato profesional 1Fuente de la fotografía aquí

2. Naturalidad.

Sé tú, porque de nada te vale fingir ser otra persona. Si no eres una persona que ande con la sonrisa puesta a cada minuto, no quieras parecerlo. Si eres introvertido y eso de la espontaneidad y la “locura” no van contigo, no lo fuerces. Al contrario, hazlo patente, haz de tu “seriedad” e introversión tu bandera, y verás como muchas personas conectan contigo. Logra esa foto que te muestra tal y como eres de forma muy simple, sé tú. Que la fotografía se adapte a ti, no tu a ella.

Me declaro muy fan de esta foto de Èlia, porque creo que es muy ella. Es un retrato profesional desenfadado, natural y fresco. Que te contagia su buen rollo y positividad. ¿Quién no querría trabajar con una persona así?

retrato porfesional 3Fuente de la imagen aquí

3. Recurre a un profesional.

Y si no te da el presupuesto, usa una buena cámara. Piensa que tus fotografías son parte de tu marca personal. Así como no diseñarías tu logotipo sin saber hacerlo (bueno, esto lo abordamos  mejor otro día…), no quieras tener unas fotos profesionales si no tienes los conocimientos y herramientas para ello. Así que incluye una sesión en tu presupuesto, ya verás como notas los resultados.

Hace unos años conocí el nuevo proyecto de Julia Puig Fotografía, boira avenue, cuando fotografió a María (Manolita la Sencilla), y el resultado me encantó. Julia apuesta por aplicar su pasión por la fotografía a proyectos de emprendedores. Desde un retrato profesional a una fotografía de producto de calidad. Y no es la única, así que busca bien, porque seguro que cerca tienes algún profesional que puede aportar un plus de calidad a tu fotografía personal.

retrato profesional 2Fuente de la imagen aquí

4. Guía de estilo.

Crea una pequeña hoja de estilo para tus sesiones fotográficas. Piensa para qué vas a usar las imágenes, los colores que debes resaltar (los de tu maca, of course), ya que es una forma sutil de potenciar tu marca sin colocar un logo gigante tras de ti. Localiza un lugar que conecte con tu forma de ser y trabajar, o usa tu propio espacio de trabajo si lo tienes.

Coco Dávez es color, alegría, dinamismo y su fotografía personal no podía ser de otro modo. Una fotografía que resalta su trabajo, pero también su estilo, y esa conexión con el color que la hace única. Creo que así conoces mucho más de ella que con un traje negro sobre un fondo blanco, ¿no crees?

retrato porfesional 4Foto: Erea Azurmendi

Nuestras fotografías profesionales quizás no sean las mejores, pero hablan mucho de nosotros. Del amor de Jesús por la arquitectura, los materiales, la forma.. De mi amor incondicional por el café mañanero, el mundo 2.0 y mi churrimoño. Al final se trata de ser uno mismo, de compartir un poco de ti con tus visitantes y ser natural.

retrato profesional 5 retrato profesional 6

¿Cuentas con fotos profesionales en tu web/blog? ¿Sientes pánico ante una cámara? Cuéntanos un poco, que hoy nos hemos despertado algo cotillas.

Espero que algunos de estos pequeños consejos os valgan para mejorar el retrato profesional de vuestra web o blog. Pasad un buen día festivo, ya sea saliendo a disfrutar de la ciudad, del campo o dándole una paliza memorable al sofá.

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *